El auto de 13 de Noviembre de 2018,  de la Sección Primera de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid declara la firmeza de la sentencia dictada por dicho Tribunal en la demanda nº 728/18 interpuesta con fecha 19 de junio de 2018 por la anterior e inhabilitada, Secretaria General de nuestro Sindicato contra la CGT.

La Sentencia número 773/18 de diecinueve de septiembre de dos mil dieciocho, que ya es firme, desestima la demanda de manera incontestable, rotunda y ahora ya definitiva. El Tribunal reconoce que las actuaciones llevadas a cabo por CGT, en relación a la inhabilitación del SP del STAP, respetan el funcionamiento democrático del Sindicato y las decisiones adoptadas tienen amparo en los Estatutos de la Confederación Territorial de Madrid, Castilla La Mancha y Extremadura de la CGT, al igual que en los de la CGT, que, no se olvide, el STAP-Madrid asume en los suyos.

Por lo que respecta a las conductas que se achacan al SP del STAP- Madrid la sentencia dice textualmente:

“… no hay duda que cuantos hechos pone de relieve la comunicación de 3 de mayo de este año, tanto los referidos a su proceder obstruccionista en cuanto a la cesión de horas sindicales a favor del Secretario de Comunicación de la CGT, cuanto los que guardan relación con movilizaciones de neto sesgo político en nuestro país y fuera de él, o la conducta observada por la Delegación del STAPMadrid con ocasión del último Congreso Confederal celebrado en Valencia, revelan, de un lado, un protagonismo que por su ámbito funcional y territorial no es propio del Sindicato actor, por mucho que quiera forzarse el concepto de autonomía de actuación y, de otro, una clara oposición a las normas estatutarias voluntariamente aceptadas y a los acuerdos generales logrados a nivel confederal. Lo anterior es más que suficiente para concluir que se trata de una forma de actuar de incuestionable gravedad que afecta a todo el conjunto de la CGT.”

En lo que respecta al procedimiento seguido por la Confederación Territorial de CGT de Madrid Castilla la mancha y Extremadura, la sentencia no tiene nada que objetar entendiendo que se trata de una cuestión de régimen interno que puede resolverse por los cauces orgánicos correspondientes. El nombramiento de la comisión gestora pese a no estar contemplada expresamente en los estatutos, es admitida por el tribunal como la única forma plausible de garantizar que el sindicato pueda seguir existiendo como tal y llevando a cabo su actividad sindical colectiva.

Así la sentencia en su fundamento DECIMOSEXTO dice expresamente:

DECIMOSEXTO.- …. Para acabar, una última reflexión: si los integrantes del Secretariado Permanente del STAP-Madrid que han sido suspendidos cautelarmente en sus funciones directivas entienden que las actuaciones que se les achacan para justificar tan repetida medida no responden a ningún incumplimiento estatutario ni de acuerdos confederales, lo lógico es que la disputa surgida se resuelva por los cauces internos previstos en los Estatutos; y si, aun así, consideran que no deben cejar en su actitud y tal posición es compartida por la mayoría de los afiliados, la solución pasa entonces por separarse de la Confederación Sindical a la que en su día se adhirieron, dejando de este modo de contar con el paraguas que dicha Organización les brinda. Lo que no puede ser es mantener gracias a esto último una posición de seguridad e innegable reconocimiento sindical para, al mismo tiempo, contradecir las rotundas previsiones del artículo 8 de los Estatutos de la CGT y, en suma, sus postulados. En conclusión: la demanda se desestima.