Nuestros enemigos jamás estarán entre nuestra gente. Nuestros enemigos son otros: el paro, la precariedad, los recortes sociales, la eliminación de derechos fundamentales, la violencia contra nuestras compañeras, la represión y en definitiva el abuso de los más poderosos contra los más débiles, con la gente de nuestra clase social que es la Clase Trabajadora.

En las últimas horas hemos tenido que presenciar con profunda tristeza cómo algunas personas afiliadas a la Confederación General del Trabajo (CGT) en el sindicato de Administración Pública de Madrid, han decidido voluntariamente trasladar el debate interno sobre un determinado problema -el cual debe y tiene que tratarse y solucionarse en los espacios y a través de los cauces orgánicos dispuestos para tal fin- a los medios de comunicación y al resto de lugares de difusión masiva como vienen siendo las redes sociales.

En cualquier caso, y si todo hubiera sido eso, tampoco sería tan grave como lo ha significado el hecho de que estas informaciones y datos que se han vertido en algunas páginas de información alternativa, son totalmente falsos y no se sostienen por ninguna parte. Por eso, desde CGT debemos hacer las siguientes puntualizaciones o aclaraciones a dichas informaciones, a la vez que rogamos a estos medios que contrasten la información ya que son muy cercanos a nosotros y nosotros muy accesibles para ellos.

En primer lugar, CGT no está negociando, ni ha negociado jamás, nada con la patronal, sobre detalles de un problema o asunto interno que solo importa a sus militantes y personas afiliadas.

En segundo lugar, en la Confederación Territorial de Madrid, Castilla la Mancha y Extremadura no hay ningún “aparato”, sino un Secretariado Permanente con sus funciones y obligaciones. Tampoco es cierto que este Secretariado Permanente haya clausurado una sede. La misma sigue abierta a la afiliación y a la militancia por las personas con dicha responsabilidad. Y en este sentido, han sido estas personas responsables, nunca “dirigentes”, quienes se han encargado de notificar al Ayuntamiento de Madrid el cambio de personas con responsabilidad en dicho sindicato.

En tercer lugar, los problemas que se están derivando de esta situación no provienen de la celebración del XVIII Congreso Confederal el pasado febrero en Valencia, sino que es anterior al mismo. En este sentido, la actual Secretaría General de CGT, respaldada por más de dos tercios de la afiliación en dicho congreso, jamás ha actuado en este proceso en el que sí viene haciéndolo la territorial, que es el ente al que compete.

En último lugar, es totalmente falso que se esté llevando a cabo ningún tipo de “purga” o “caza de brujas” entre nuestra gente porque no es la forma de actuar de nuestra organización.

Desde CGT siempre hemos creído que los debates internos sobre asuntos que conciernen a nuestra gente y que derivan de las relaciones entre personas dentro de nuestra casa, tienen que debatirse, y sobre todo solucionarse, entre nosotros y nosotras. Esto es algo que siempre hemos defendido y que continuaremos haciéndolo, por eso no vamos a repetir la conducta de nuestros compañeros y nuestras compañeras del Sindicato de Administración Pública de Madrid por considerar que la misma hace un daño terrible a las siglas de CGT y sobre todo a su afiliación y a su militancia, además de dar una imagen deplorable de lo que debe ser una organización anarcosindicalista con muchísimos años de historia.

Nuestros enemigos jamás estarán entre nuestra gente. Nuestros enemigos son otros: el paro, la precariedad, los recortes sociales, la eliminación de derechos fundamentales, la violencia contra nuestras compañeras, la represión y en definitiva el abuso de los más poderosos contra los más débiles, con la gente de nuestra clase social que es la Clase Trabajadora.

CONFEDERACIÓN GENERAL DEL TRABAJO (CGT)

Secretariado Permanente de MADRID, CASTILLA LA MANCHA Y EXTREMADURA